El puente que une la empresa y la universidad tiene sus pilares en la ciencia y en la tecnología, y es el vínculo que constituye la sociedad del conocimiento.

SIG tiene en su plantilla dos doctores por la Universidad Pública de Navarra (UPNA), más de diez años de experiencia docente en las aulas universitarias, 20 publicaciones y 9 patentes, e integra en sus proyectos colaboraciones del ámbito de la investigación y el desarrollo.

Las colaboraciones de la empresa y la universidad aseguran la disponibilidad presente y futura de profesionales de alta cualificación para satisfacer las demandas de la industria. En el año 2014, solamente a través de la Fundación Universidad Sociedad, vinculada a la UPNA, se gestionaron 1.195 prácticas y han participado 422 empresas (en una universidad que gestiona alrededor de 4.000 matrículas), con un 60% de inserción en las prácticas con titulados.

Esta colaboración es de importancia estratégica para el desarrollo de la sociedad, fomentando la investigación e innovación para la denominada «especialización inteligente (RIS3)», promovida por la Comisión Europea y que impulsa  la transformación económica territorial, convertir la innovación en una prioridad para todas las regiones, responder a complejos retos de desarrollo y adaptar la política al contexto regional.

Un vínculo que, en definitiva, fomenta la inserción laboral, la formación continua y la mejora en la calidad de la gestión.